CARGANDO...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.

Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Mitología de las Constelaciones - Perseo

Perseo
Perseo
Perseus (Per)
Wikimedia - www.wikimedia.org

Carta de Constelaciones

Características.

Perseus (Perseo) ostenta el puesto 24º en extensión de las 88 constelaciones. Es una constelación del hemisferio norte. Su estrella más brillante esMirfak o Algenib (α Persei) y es una estrella supergigante amarilla con una magnitud de 1,79 y se encuentra a 590 años luz. Los objetos astronómicos de mayor relevancia en la constelación son: los cúmulos abiertos M34, NGC 869 y NGC 884, de los más hermosos que se pueden observar con binoculares y pequeños telescopios; la nebulosa planetaria M76 «Nebulosa Dumbell»; la nebulosa de emisión NGC NGC 1499 «Nebulosa California»; la nebulosa de reflexión NGC 1333; las galaxias espirales NGC 1260 y NGC 1275; y la galaxia lenticular NGC 1023.


Mitología.

Perseo es un semidiós de la mitología griega, hijo de Dánae y Zeus. La tradición le atribuía la fundación de Micenas.

Dánae había sido encerrada por su padre, Acrisio rey de Argos, en una torre de bronce o en una cámara subterránea de bronce, para impedir que tuviera trato con un varón, ya que un oráculo había anunciado a Acrisio que moriría a manos de su nieto. Sin embargo, el rey de los dioses, Zeus, se metamorfoseó en una lluvia de oro cayendo desde el techo sobre Dánae y dejándola embarazada.

Dánae engendró a Perseo. Al enterarse Acrisio, no creyendo en el nacimiento divino de Perseo, lo arrojó con Dánae al mar en un cofre de madera. El mar fue calmado por Poseidón a petición de Zeus y ambos sobrevivieron. Alcanzaron la costa de la isla de Sérifos, donde fueron recogidos por Dictis, hermano del rey de la isla, Polidectes, quien crió a Perseo. Dictis fue para Perseo como un padre.

Más tarde, Polidectes se enamoró de Dánae. Pensando que el joven Perseo podía ser un estorbo en sus planes intentó librarse de él mediante una estratagema. Ésta consistía en hacer creer a todo el mundo que pretendía conquistar a la princesa Hipodamía. Polidectes pidió a los habitantes de la isla que le entregasen un regalo cada uno como presente para poder ofrecer a su vez como regalo a la princesa. Perseo dijo que no pondría reparos a regalar cualquier cosa incluso la cabeza de Medusa, una de las tres Gorgonas que podía convertir en piedra a los hombres sólo con su mirada. Polidectes aceptó como regalos los caballos de otros habitantes de la isla pero no aceptó los de Perseo, al cual ordenó que le trajera la cabeza de la Gorgona que le había prometido.

Perseo partió, guiado por los dioses Atenea y Hermes, en busca de las hijas de Forcis, las Grayas, tres ancianas que sólo tenían un mismo ojo y un mismo diente y que compartían pasándoselos una a la otra. Perseo les arrebató el ojo y el diente, obligándolas a confesar donde estaba situada la residencia de las ninfas a cambio de devolvérselos.

Así, Perseo se encontró con las ninfas, de las que consiguió un zurrón mágico, el casco de Hades, que permitía volver invisible al que lo llevara puesto, y unas sandalias aladas. Además, recibió de Hermes una hoz de acero con la que poder cortar la cabeza de Medusa. Con la ayuda de estos objetos logró introducirse en la residencia de las Gorgonas, que, como las Grayas, eran hijas de Forcis. Mientras estaban dormidas, se acercó a ellas, Atenea guio su mano y usó su escudo de bronce como espejo para lograr cortar la cabeza de Medusa sin tener que mirarla. De la sangre de Medusa nació el caballo alado Pegaso y también el gigante Crisaor. Después de aquello, Perseo salió del palacio de las gorgonas. Esteno y Euríale, hermanas inmortales de Medusa, lo buscaron, pero sin encontrarlo, ya que el casco lo volvía invisible.

En algunas versiones se cuenta que Perseo, después de esto, fue al país donde reinaba Atlas a quien pidió hospitalidad. Atlas, sin embargo, recordó que un oráculo le había dicho que un hijo de Zeus llegaría para robarle los frutos del jardín de las Hespérides, e intentó expulsarlo. Perseo le mostró la cabeza de Medusa por lo que Atlas quedó convertido en piedra.

Al llegar a Etiopía o, en otras versiones, a Jaffa, Perseo encontró a Andrómeda encadenada a una roca, lugar donde había sido dejada por sus padres, los reyes Cefeo y Casiopea para ser devorada por el monstruo marino Ceto que había sido enviado por los dioses como castigo debido a que Casiopea se había jactado de ser superior en belleza a todas las Nereidas. Un oráculo de Amón había dicho que solo si Andrómeda era ofrecida como alimento al monstruo, se verían libres de él. Perseo se enamoró de Andrómeda y decidió liberarla, por lo que tras pedir su mano a Cefeo y Casiopea mató al monstruo con su espada o, según otras versiones, petrificando una parte del monstruo al mostrarle la cabeza de Medusa.

Luego regresó a Sérifos. Allí, Dictis y Dánae se habían refugiado en un templo huyendo del acoso de Polidectes. Perseo se presentó ante Polidectes y ante toda su corte, sacó la cabeza de Medusa y se la mostró, quedando todos petrificados. Luego puso a Dictis como rey de Sérifos y devolvió a Hermes las sandalias aladas, el zurrón y el casco, mientras que dio a Atenea la cabeza de Medusa, que ella se colocó en su escudo.

Después decidió regresar a Argos, junto a Dánae y a Andrómeda. Acrisio se enteró de que su nieto viajaba para encontrarse con él y puso tierra de por medio, encaminándose a Larisa, donde se puso a presenciar unos juegos. Perseo también acudió a esos juegos y participó en lanzamiento de disco. Cuando lo tiró, lo hizo con tan mala fortuna que golpeó a Acrisio en la cabeza y lo mató, cumpliéndose así la profecía.

Debido a esta muerte accidental, Perseo no quiso seguir gobernando su legítimo reino, Argos. En consecuencia, intercambió los reinos con su vecino y tío, Megapentes, por lo que fue se convirtió en rey de Tirinto.

Wikipedia - www.wikipedia.org